Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Privacidad

Ir a Home LIBROS DE OVNIS
Búsqueda por categorías:
A B C D E F G
H I J K L M N
Ñ O P Q R S T
U V W X Y Z

OTROS MUNDOS. Las huellas de los dioses

AUTOR/ES:

ISBN: 9788499700540

AÑO:

EDICION:

IDIOMA: Castellano

ENCUADERNACIÓN: Rústica

PÁGINAS: 424

DIMENSIONES: 16x24

POPULARIDAD: star rating star rating star rating star rating star rating

RESUMEN DEL LIBRO OTROS MUNDOS:
Tras el éxito de su libro 2012. Mayas: los señores del tiempo -más de 10.000 ejemplares vendidos-, Miguel Blanco, director del mítico programa radiofónico Espacio en Blanco, realiza en estas páginas un viaje en busca de restos imposibles que delatan la presencia de... Leer resumen completo

Añadir al carrito

Pedidos superiores a 48€
(sin gastos envío) Península

ver carrito

Comparte este libro:

OTROS MUNDOS. Las huellas de los dioses - DATOS DEL LIBRO

DE INTERES PARA: Salud, familia y desarrollo personal PUNTOS CLAVE: Tras el éxito de su libro 2012. Mayas: los señores del tiempo -más de 10.000 ejemplares vendidos-, Miguel Blanco, director del mítico programa radiofónico Espacio en Blanco, realiza en estas páginas un viaje en busca de restos imposibles que delatan la presencia de otras civilizaciones, testimonios de otros mundos que han permanecido hasta nuestros días.
Muchos relatos atestiguan la presencia de seres «llegados desde el cielo» que han sembrado el planeta de pruebas para hacernos ver que no somos sus únicos habitantes, que no estamos solos, que nada sucede por casualidad.

El cráneo del niño de las estrellas
Los misterios del templo de Denderah
Los astronautas del Tassili
La roca de las profecías

Miguel Blanco nos abre las puertas de un mundo en el que las huellas de los antiguos dioses, sus señales, se van a hacer más visibles, y en el que la luz celestial, de la que se vio privado durante milenios, avivará nuestra adormecida conciencia.
CONTENIDOS: Primeras páginas del libro:
Prólogo 1

La conspiración de los necios

Miguel Blanco me envía un e-mail, reclamándome este prólogo, el martes (2), a las 11.11 del 11-01-2011. Quienes están al tanto de lo que significa la conexión 11.11 en el juego cósmico en que estamos implicados —el resto puede buscar información en internet— entenderán perfectamente el espíritu que anima estas líneas.

Nada sucede por casualidad.Todo está cargado de significaciones, unas manifiestas, otras ocultas.Todo tiene un sentido; sólo hace falta saber leer los signos y las señales.

Esta es una convicción que comparto desde siempre con Miguel.Y ahora me reafirmo en ella, al examinar los hechos que se suceden mientras escribo este prólogo.

Le conocí hace más de treinta años. Mucho antes de que se convirtiese en una figura mítica de la radiodifusión española y en gran nuncio peninsular de los tiempos decisivos que nos ha tocado vivir. Unos años críticos, sobre cuya naturaleza y deseado desenlace profetiza el lema con el que, desde hace más de dos décadas, se inicia su programa Espacio en Blanco: «Sólo cuando el túnel está en la más absoluta oscuridad, es cuando puede volver otra vez la luz…».

En aquel entonces Miguel ya dirigía un programa sobre estos temas, cuyo título —Nueva Generación— expresaba el espíritu que desde siempre le ha animado, en una emisora —Radio Juventud— cuyo nombre sintonizaba con su tierna edad.

Desde entonces nuestros destinos se han entrelazado de cien formas diferentes y decisivas. Lo han hecho siempre tejiendo sabiamente una amistad profunda y cómplice, fundamentada en un cariño y admiración recíprocos, pero sobre todo en una común convicción: vivimos tiempos excepcionales, sumido nuestro planeta en una aceleración progresiva de todos los acontecimientos que nos conduce a una encrucijada crítica que tiene dos caras: una implica peligro; la otra, transformación.

Y, ya entonces, ambos estábamos decididos a participar activamente en ese cambio global.

Una década decisiva

Quiere el destino que este nuevo libro suyo aparezca en el 2011, al comienzo de la que creo será recordada como la década prodigiosa.Y en un año que empezó con una sucesión de misteriosos sucesos y con la intensificación de los desastres naturales.

Tanto unos como otros caracterizaron también al año precedente y confirman las arriesgadas opiniones que vengo exponiendo desde mucho antes de que los científicos aeroespaciales anunciasen para 2013 una actividad solar con inquietantes consecuencias tecnológicas.A estas es imprescindible añadir los efectos que —tanto dicha radiación solar, como otra de origen cósmico insuficientemente comprendida pero de trascendental importancia— ya está comenzando a tener sobre los campos magnéticos de la Tierra y de todos los seres vivos, incluidos los humanos, provocando trastornos de todo tipo y presagiando mutaciones imprevisibles.

Es lógico que los científicos responsables y demás personas sensatas omitan esta segunda parte de lo que ya tenemos encima. Porque de no hacerlo podrían ser tachados de catastrofistas que siembran la alarma, sin contar para ello con pruebas suficientemente contrastadas y demostrables.Pero ¿cómo podemos comprender y demostrar hechos y situaciones sin parangón histórico conocido? ¿Debería impedirnos alzar la voz esta ignorancia nuestra y el miedo que impone lo desconocido?

Animado por este desafío inédito que nos plantea el inmediato futuro, me atreveré una vez más a señalar en la dirección en la que nadie parece querer mirar, en aquella hacia la cual Miguel abre como nadie los micrófonos de su programa. Porque pesa más la responsabilidad de informar sobre las posibilidades que este nos plantea y de las cuales deberíamos ser conscientes, que callar por temor a las críticas de los necios, contra las que me considero suficientemente inmunizado.Y porque
callar cuando creo que debo alzar la voz no sólo sería cobardía, sino traición a la humanidad, al omitir mi deber de informar sobre hechos que considero cruciales.

¿Se intensifica la presencia extraterrestre?

El año 2010 fue decisivo.Tanto en lo concerniente a descubrimientos y declaraciones favorables a la existencia de vida extraterrestre como en las manifestaciones de Ovnis, que no tienen precedentes en cuanto a intensidad y extensión planetaria.

Estas culminaron con la multitudinaria observación de misteriosos objetos sobre Nueva York el 13 de octubre.

Todos los grandes medios informativos nacionales se apresuraron a explicarlo unánimemente como globos promocionales soltados sobre esta capital de nuestro mundo globalizado, ¡y misterio resuelto!

Ninguno reflexionó sobre lo necio y temerario que era soltar dichos globos en una ciudad que ha sufrido el más impresionante atentado de la historia, porque los terroristas podrían usarlos para difundir sustancias tóxicas y por la alarma que su observación podría provocar.

Ninguno se preguntó si habían sido esos mismos globos los que obligaron a paralizar durante una hora los tres aeropuertos de Nueva York, al igual que otros Ovnis habían obligado a cerrar importantes aeródromos chinos.Todos se limitaron a aceptar como borregos la explicación oficial, que lo atribuía al
desalojo del Centro de Control Aéreo, debido a unas emanaciones de gas insuficientemente aclaradas.

Ninguno explicó cómo podían brillar esos globos para convertirse en las misteriosas luces nocturnas que fueron ampliamente filmadas por la empresa Earthcam, tanto esa misma noche como nueve días después, maniobrando sobre la Gran Manzana, al igual que lo hicieron —ese 13 de octubre— sobre una docena de lugares tan lejanos como Moscú, Malasia, Japón o Corea.

Ninguno se detuvo a reflexionar sobre una coincidencia más que improbable: para esa fecha precisa y con mucha antelación, el capitán retirado del NORAD (North American Aerospace Defense Command) Stanley Fulham había anunciado la aparición sobre grandes ciudades de las naves extraterrestres: aseguraba que había mantenido contacto con ellas y que su finalidad era que nos familiarizáramos con su presencia. De igual manera, anunció el 3 de diciembre, poco antes de morir víctima de un cáncer, que dichas naves volverían a manifestarse sobre Moscú en los primeros días de 2011 e intensificarían posteriormente su presencia, antes de proceder al contacto abierto. Y así lo hicieron, siendo filmados sobre la capital rusa durante varios días de enero.

Muy pocos medios informaron sobre la intensa oleada Ovni que se cernió sobre Estados Unidos y sobre otros muchos países en los días previos y posteriores a este incidente. Una oleada que aún continúa, tras culminar en una manifestación —absolutamente inédita en la historia de la ufología, por su sincronía y extensión— sobre cuarenta ciudades de todo el mundo,con una multitud de luces inexplicables filmadas momentos después de que los fuegos artificiales anunciasen la llegada del año 2011, precisamente cuando contaban con muchos espectadores mirando al cielo y dispuestos a filmar lo que allí apareciese.
DATOS DEL AUTOR: Miguel Blanco   Miguel Blanco es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y ha realizado estudios de Psicología y de Antropología. Desde muy joven se despertó su vocación viajera, lo que ha hecho de él un trotamundos. Ha visitado más de ciento cuarenta países en cuatro continentes buscando las claves de la existencia del hombre en la Tierra. Al mismo tiempo, nació en él una pasión por todos los mundos ocultos, lo que le ha llevado a visitar algunos de los lugares más misteriosos del planeta -desde las selvas del Amazonas hasta el desierto del Sáhara, pasando por la India, Haití, Cuba, Zanzíbar, Brasil, Nepal y Bután, entre otros- y a participar en todo tipo de rituales. Parte de su carrera profesional se ha desarrollado en la radio, donde ha realizado el programa más legendario dedicado a la divulgación del mundo del misterio: Espacio en Blanco (www.espacioenblanco.es), emitido actualmente en Radio Nacional. Compagina su labor profesional con la humanitaria, ya que organiza y coordina programas de ayuda al Tercer Mundo, porque, para él, «todo aquel que tiene un micrófono o un medio de comunicación entre sus manos tiene la obligación moral de hacer algo por los más necesitados. Una obligación que se convierte en un privilegio». Es autor de 2012. Mayas: los señores del tiempo, publicado con éxito en esta editorial.

OTROS MUNDOS. Las huellas de los dioses

Opiniones de los lectores

Sea el primero en opinar sobre el libro Otros mundos

linea pie de pagina
© Libros AULA MAGNA - 2013 Reservados todos los derechos